martes, julio 08, 2008

Libro George Soros.


Leo una entrevista en WSJ a nuestro buen amigo George Soros, aprovechando el lanzamiento de su último libro "The New Paradigm for Financial Markets".
En el articulo(y vídeo) de WSJ se compara a Soros con el niño que gritaba que venía en lobo, que gritaba a los 4 vientos que la situación era insostenible y que las consecuencias sería muy serias... y el tiempo le da la razón.

me quedo con esta frase de la entrevista:
___

WSJ: How is that you are rich despite your world view having been wrong so far?

Mr. Soros: I'm only rich because I know when I'm wrong.

___
Hace unos días tomando café en un bar, el camarero me preguntó ( me tiene por un entendido en economía) si estábamos en una situación de crisis. Todo viene por la negativa de Zapatero y su gobierno a pronunciar esa palabra. Mi respuesta fue inmediata, "Es una crisis como un caballo de grande", es muy posible que mi respuesta no fuese muy académica, pero no me podeis negar que fui bastante claro. Efectivamente, técnicamente aún no se puede hablar de recesión, y sí podemos hablar de una situación de Stagflation (muy similar a la de los años 70), que es probable que se agrave. Bajo mi punto de vista no habrá ni una sola posibilidad de que el panorama mejore hasta que la inflación no vuelva a unos niveles normales, y los tipos de interés aflojen un poco.
Como todos sabemos la economía esta sujeta a ciclos, y esta crisis no ha empezado hace un mes, ni dos. Si hacemos la comparación con un péndulo, se llevó a un extremo y, a pesar de las advertencias de algunos, nadie queria ser el responsable de apagar la música en esa fiesta. El caso del mercado inmobiliario español es un ejemplo claro. ¿Por qué no se frenó? ¿Por qué no se pusieron medias durante la borrachera inmobiliaria?... efectivamente ahora tenemos una resaca descomunal. Como en el juego de las sillas y la música, de repente se apagó la musica y muchos no tienen silla,... y era evidente que la música se iba a apagar tarde o temprano.
En una ocasión me explicaron que los buenos ministros de economía son los que se convierten en impopulares porque se encargan de aguar la fiesta, de tocar las narices, y el bolsillo, cuando las cosas van "demasiado" bien; la gente les odia. Solbes pasa inadvertido...
Un saludo.

0 comentarios: