sábado, julio 11, 2015

San Fermín 2015


Impresionante fotografía del chupinazo.... de EFE

Siempre que llega San Fermín recuerdo una frase de Warren Buffet : “Risk comes from not knowing what you’re doing.” Y es que, efectivamente, el riesgo en muchas ocasiones viene por no saber lo que estamos haciendo, por ignorar lo que tenemos entre manos y no tener los conocimientos y la experiencia necesaria para, al menos, disminuir el riesgo que corremos. 

En el caso de los corredores de encierros hay muchos que los hacen desde que son unos niños, han visto correr a sus amigos mayores, saben como se comportan los toros y los cabestros,  saben cuando hay que entrar y salir de la carrera, la experiencia les hace saber que el animal tiene menos velocidad lateral y que por tanto es preferible tomar una curva cerrada por el interior, saben qué tramo es el mejor para “coger toro”, que en el caso de que el toro haga “hilo” y se vaya a por ti es mejor tirarse por debajo de la talanquera que intentar subir (es increíble la cantidad de cogidas tontas que hay por no tener en cuenta esta simple norma), etc. etc… Y aún así siguen asumiendo un riesgo muy muy elevado.

El turista que decide correr en encierro y que desconoce realmente lo que un animal de 600 Kg. puede hacer con solo pisarte, no digamos con cornearte, tiene altas probabilidades de que no le ocurra nada,(casi por cuestión de probabilidad, corren entre 1.800 y 2.300 personas cada día, 2/3 lo hacen por primera vez, y aproximadamente la mitad son extranjeros), su propio miedo hará que se bloquee y que  se quede parado (entorpeciendo a los demás), posiblemente la manada le pase rozando y él ni siquiera se entere. Quizás consiga correr unos metros, un poco a lo loco, sin saber muy bien que pasa a su alrededor, sin tener controlada la situación de los toros por detrás, ni la parte del recorrido en la que está, etc. Entonces puede que piense que esto de los encierros tampoco es tan peligroso. Y es que hay algo más peligroso todavía que no saber lo que se hace, y es ignorar la suerte que se ha tenido con anterioridad, y creerse que ya sabemos, y que somos unos maestros. 

Sirva de ejemplo esta foto de un encierro de 2005, en la que una pareja de turistas orientales entra en el la plaza como quien va de paseo, con los toros a 20 cm., incluso con una sonrisa, ante la cara de alucine de nuestro amigo de la boina verde... 





Muchas veces pienso en el mundo de la bolsa desde este punto de vista, el riesgo siempre está ahí. Hay que intentar reducirlo a base de conocimiento del mercado, del calendario económico que viene por delante ( como si fuese el recorrido), de los valores en los que operamos (muchos corredores saben el comportamiento de los toros en función de la ganadería de la que se trate), que momento es mejor para entrar y salir, que hacer si la cosa se pone fea, etc… Y en muchas ocasiones ser consciente de cuando simplemente hemos tenido suerte.

En definitiva hay que minimizar es aspecto de “lotería”, dejando lo menos posible al azar, a la suerte, hay que intentar tener los máximos factores posibles bajo control, y un plan B por si la cosa va mal.




Un saludo.


 "En la vida hay 3 tipos de hombres, los que saben contar y los que no"
Homer Simpson__ -

0 comentarios: