viernes, diciembre 02, 2016

Behavioural Finance


Ha sido una agradable sorpresa comprobar que Francisco García Paramés dedica un capítulo de su libro “Invirtiendo a largo plazo” a Behavioral Finance, al fin y a cabo su estrategia de inversión se basa en sacar partido a la irracionalidad del mercado, de su ineficiencia, encontrando activos que el mercado no valora correctamente, comprándolos a un precio considerablemente bajo, y esperando que el tiempo le dé la razón. Como bien decía Warren Buffet “Si el mercado fuese eficiente, yo estaría pidiendo limosna en la calle”.


Casualmente llevaba unas semanas repasando conceptos de esta materia, ya que considero que las finanzas conductuales (nunca me ha gustado esta traducción de Behavioural Finance) son un aspecto muy importante, que el inversor particular debe conocer, y que no suele ser tratado por los manuales y cursos de inversión , finanzas, etc. 

La mayoría de los modelos de valoración y de comportamiento financiero parten de asumir que el individuo se comporta de manera racional, que conoce y sabe utilizar toda la información y que existe arbitrage, lo que convierte el mercado en un sistema de valoración eficiente, y permite elaborar una serie de formulación matemática muy sofisticada, pero que tiene unos cimientos muy frágiles.
"Here's where you made your mistake"

Cualquiera que haya estudiado la Teoría Moderna de Carteras, e intentado aplicar el modelo CAPM (Capital Asset Pricing Model), la línea SML (Security Market Line), etc. se va dando cuenta de que todo queda muy bonito, pero que en la práctica da muchos problemas.


Como aficionado a la historia de las burbujas financieras creo que las teorías del comportamiento financiero ya se recogían en los primeros libros que las relataban, las burbujas son el exponente máximo de la irracionalidad del mercado y de los individuos que lo componen. 

En realidad Behavioral Finance surge en los años 70 a partir de trabajos dispersos desde el campo de la Psicología y la Sociología. Trabajos de Slovic,  Daniel Kahneman, Amos Tversky, Richard Tahler, ya algunos otros en los que entraremos en más detalle en un próximo post. 

El exceso de confianza, la dificultad de ir contra la mayoría, la aversión a las perdidas y al riesgo, la tendencia a buscar la confirmación de nuestras propias convicciones, la tendencia a valorar más lo que tenemos en propiedad, etc… Son solo algunas de estas situaciones en las el inversor ( y por tanto el  mercado) no se comporta de un modo totalmente racional... 

En este post solo quería comentar la importancia de esta materia para el inversor, para conocerse a sí mismo y para conocer o que  le ocurre a los demás, a la masa.

Como ejemplo voy a dejar este vídeo de experimento de las líneas de Asch. En ocasiones el individuo prefiere responder como el resto del grupo (que son ganchos con instrucciones de elegir una respuesta errónea), a pesar de que sabe que no es la respuesta correcta. Nos cuesta ser la opinión contraria. 






  Un 



Si alguien esta interesado en profundizar en esta materia (iremos subiendo material) puede echarle un vistazo a este curso online (gratuito) de la Universidad de Duke 

Behavioral Finance - Duke University




Un saludo





 "En la vida hay 3 tipos de hombres, los que saben contar y los que no"
Homer Simpson -

0 comentarios: